Pinza de laboratorio



Una pinza de laboratorio es una herramienta de laboratorio que consiste en una sujeción de hecha generalmente de metal que se puede ajustar. Esta herramienta sirve para sostener diferentes objetos de vidrio como buretas, embudos de laboratorio, etc. También sirven para realizar montajes como por ejemplo un sistema de destilación.

Las pinzas de laboratorio sujetan los objetos mediante una doble nuez a un soporte de laboratorio o a una rejilla fina.




Características y formas

Las pinzas de laboratorio constan de dos partes distinguidas:

  • Una varilla cilíndrica que se conecta al soporte mediante una doble nuez que proporciona un posible ajuste en el soporte tanto en vertical como en horizontal. También se puede girar para facilitar el montaje.
  • Una pinza metálica parecida a unas tenazas que está compuesta por dos brazos de metal que aprietan, mediante un tornillo que se puede ajustar, el frasco que sostienen. Cada brazo está recubierto por la parte interna de PVC, corcho, fieltro o plástico para evitar el contacto directo del metal con el vidrio del frasco, lo podría provocar que se rompiera el frasco.

Tipos de pinzas de laboratorio

Existen múltiples formas que puede tener una pinza de laboratorio según la finalidad que tenga. Pueden variar según el tamaño, el ángulo de apertura máxima, la distancia mínima y distancia máxima de apertura, así como otros detalles.

  • Pinza de tres dedos: Es el diseño más simple e universal. Tiene dos dedos en el extremo de un brazo y un dedo en el otro brazo. Tiene una apertura máxima casi de 180 grados y no tiene distancia mínima.
  • Pinzas de madera: Son pinzas hechas de madera que sirven para sujetar tubos de ensayo y que, gracias a que tiene un brazo más largo que el otro, se puede evitar el contacto con el cuerpo al calentar el tubo de ensayo.
  • Pinzas de plástico: Existen pinzas de plástico útiles por su baja conductividad térmica, lo que permite al usuario no quemarse mientras sostiene un recipiente caliente con las pinzas. Están hechas de un plástico resistente a altas temperaturas y tienen una conductividad eléctrica casi nula.
  • Pinzas Fischer: son pinzas para buretas que son específicas para sostenerlas. Tienen una sujeción doble que impide el doblamiento de la bureta.
  • Pinzas para crisoles: Son pinzas en forma de tenazas con el extremo adaptado para sujetar objetos calientes o corrosivos evitando el contacto directo con el cuerpo.
  • Pinzas de disección: Son pinzas para portaobjetos específicas para laboratorios de medicina o de biología, que sirven para coger objetos que se utilizan durante una disección.

 

Pinza de laboratorio
4.1 (82.22%) 9 votes