Centrífuga de laboratorio




La centrífuga es un dispositivo utilizado en laboratorios que se utiliza para separar los componentes de una sustancia mediante movimientos de rotación.

Centrífuga de laboratorio




Usos

La centrífuga es utilizada en laboratorios como proceso de separación de los componentes de una sustancia ya sea líquida o sólida.

La centrífuga también es usada en diferentes tipos de investigaciones y de industria con diferentes objetivos:

  • Se utiliza en laboratorios químicos para analizar la sangre, separando el plasma de los otros componentes.
  • Se utiliza en la industria en la elaboración del aceite de oliva, separando el aceite de la pulpa y el carozo de las aceitunas trituradas.

Funcionamiento

El centrifugado lo rige la ley de Stokes, según la cual las partículas sedimentan más fácilmente cuanto mayores sean su diámetro y su peso específico comparado con el del fluido, y cuando menor sea su viscosidad. Se debe considerar que la función del líquido es esencial, sin su viscosidad todas las partículas se precipitarían a la misma velocidad.

La centrifugación es más rápida que la sedimentación, pues las aceleraciones que se alcanzan son mucho mayores que la intrínseca de la gravedad. Además, la centrifugación permite separar los componentes que la sedimentación no podría separar.

Centrífuga de laboratorio

Metodología de uso

Al utilizar una centrífuga es importante seguir las indicaciones de uso y tener en cuenta las recomendaciones de uso.

  • Cargar la centrífuga correctamente.
  • Cerrar la centrífuga, asegurándose de que queda bien cerrada.
  • Fijar la velocidad y el tiempo deseados.
  • Encender la centrífuga accionando el interruptor de encendido.
  • Observar el funcionamiento por si hubiera algún problema, en cuyo caso se debería contactar con el fabricante.

Condiciones adecuadas:

  • Mantener la centrífuga cerrada durante el centrifugado.
  • Comprobar que la superficie donde se encuentra la centrífuga esté nivelada.
  • No utilizar equipo de vidrio que esté en mal estado.
  • Reemplazar los recipientes de metal que estén en mal estado.
  • Mantener la centrífuga libre de restos de polvo, vidrio o muestras.
  • Reemplazar los tapones amortiguadores de los porta muestras.

 

Centrífuga de laboratorio
5 (100%) 2 votes